fbpx
DestacadasOpiniónPolitica

Las posibilidades de Leonel Fernández volver a la Presidencia

Por: Raúl Hernández, Vicesecretario Secretaría de Educación Superior de la Fuerza del Pueblo

El PTD fue fundado en 1980. El 26 de enero de 1990, diez años después de su fundación, fue reconocido por la JCE.

Profesor Raul Hernández
Raúl Hernández

En sus casi 4 décadas fue una organización política aliado histórico el antiguo PRD de los años de Peña Gómez. Posteriormente, pasó a ser aliado del PLD. De ahí que a jugado un rol importante en los procesos políticos del país que no se mide solo por el desempeño en los procesos electorales.

.

Es importante destacar que José González Espinosa, fundador y presidente del PTD, llegó a ser elegido senador por la provincia Barahona en dos períodos (1994-1998 y 1998-2002) y ocupó durante años la posición de secretario de Estado y director general del Fondo de Promoción a las Iniciativas Comunitarias (Pro-Comunidad).

En 2016, el PTD obtuvo 16,687 votos las elecciones presidenciales realizadas ese año, equivalente al 0.36% de los sufragios válidos.

El 20 de octubre de 2019 se realizó un Congreso en el cual se acordó la transformación del PTD a Fuerza del Pueblo, escogiendo a Leonel Fernández como presidente del partido y candidato presidencial de cara a las elecciones de 2020.

Ese antiguo PTD cambió a Fuerza del Pueblo bajo el liderazgo de Leonel Fernández. 

En la actualidad, la antigua organización transformada tiene una representación importante en el Congreso Nacional, con 9 senadores y 15 diputados. También, tiene 27 alcaldes y 46 regidores.

Todo eso ocurrió en menos de dos años…

¿Cuál fue el factor clave para que sucediera eso?

La respuesta es simple: el liderazgo de Leonel Fernández.

Ahora la Fuerza del Pueblo tiene que seguir trillando el camino de crecimiento imparable en el que se encuentra, procurando su posicionamiento, logrando que la marca se coloque en la mente del electorado.

En ese proceso, el liderazgo de Leonel Fernández es crucial.

Aprendí de Bosch que Lilís, un hombre de escasa formación dijo que “en Política, toda acción provoca una reacción”.

Todo lo que haga la Fuerza del Pueblo con Leonel Fernández a la cabeza, contará con el beneplácito de sus seguidores, pero es de esperar que eso provocará la reacción negativa de sus adversarios políticos que lo atacarán como lo han hecho siempre, intentando descalificarlo, desacreditarlo, lanzando improperios, epítetos y toda clase de argumentos en el plano personal, pero esos esfuerzos serán en vano, porque a diferencia de otros, el ex presidente de la República que ordenó la construcción del Metro de Santo Domingo durante su segundo mandato, nunca ha actuado con odio ni rencores, aún frente a los más abyectos personeros que se dedican a denostarlo en todos los ámbitos, especialmente en las redes sociales, espacio cibernético sin control proclive para destruir en vez de construir, pretendiendo con ello  ignorar su vasta obra de gobierno.

En su reflexión “Leonel Fernández: La parada intermedia” publicado el 5 junio, 2021 en el periódico El Caribe, Peña Guaba dice “… al día de hoy tenemos que reconocer que Leonel como candidato supera la estructura de su nuevo Partido “La Fuerza del Pueblo” su impronta y su liderazgo desbordan la influencia y el peso electoral de su naciente organización, (sic).”

De lo dicho por Peña Guaba se desprende el valor específico del liderazgo que, en el caso que nos ocupa, evidencia la posibilidad de Leonel Fernández ganar las elecciones de 2024, pues el hecho de que su posicionamiento está por encima de la Fuerza del Pueblo, algo que está a la vista de todos, representa una oportunidad para que organización política continúe creciendo, de manera sostenida, a tres años del próximo torneo electoral.

En las elecciones de 2020, la Fuerza del Pueblo ocupaba la casilla 13 de la boleta electoral y para las elecciones a celebrarse en 2024 estará en el número 3 de la papeleta que recibirá cada elector en ese proceso venidero.

Falta mucho todavía, pero hoy día estamos en la antesala de un fenómeno político sin precedentes en nuestro país: la posibilidad de ver a un político regresar al solio presidencial después de haber sido tres veces presidentes y haber esperado igual número de veces para lograrlo. 

Suscribete al Audaz Semanal.

Recibe cada semana las noticias más relevantes del sector.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba